La semana imposible de los festivales

Hemos estado hablando largo y tendido sobre Sitges, pero tras su finalización se abre en Barcelona y alrededores (nuestro radio de actuación principal) toda una temporada de festivales y muestras que se alarga hasta bien entrado noviembre, y que desafía la agenda del más pintado. Si a la semana siguiente del susodicho se celebraba en Badalona uno de los certámenes de cortos con más solera del país, el FILMETS (que este año ha celebrado su 44ª edición), el 25 de octubre abría fuego el prestigioso In-Edit, dedicado al documental musical. Y antes de su finalización, el pasado domingo 4, ya estaba en marcha el Asian Film Festival, que se alarga hasta este mismo fin de semana.

Pero la próxima semana es de las de tirarse los pelos, porque tres propuestas de diferente pelaje se mezclan en las salas alternativas. Y lo peor de todo es que este año, desgraciadamente, no podremos asistir a ninguna de ellas. La primera, a la que tenemos especial cariño, es L’Alternativa. Llevamos varios años hablando aquí de ella (sin ir más lejos, podéis echar un vistazo a nuestra cobertura de la pasada edición), y nos parece una de las propuestas más estimulantes que ofrece la temporada festivalera por nuestros lares. Este año el festival se abre oficialmente el lunes 12 con una película que recomendábamos por aquí el otro día: Entre dos aguas, de Isaki Lacuesta. Seguramente sea una de las mejores oportunidades para verla en pantalla grande. Echando un ojo a la asequible Sección Oficial, que transita como de costumbre entre el contenido íntimo y la conciencia social e histórica (cuando no mezcla ambos), nos llaman la atención cosas como Black Mother (Khalik Allah), Trote (Xacio Baño), América (Erick Stoll y Chase Whiteside) o The image you missed (Donal Foreman). Además, siempre os recomendamos probar algunas de las sesiones de cortos, para una degustación variada que suele traer consigo descubrimientos interesantes. Si sumamos para los que quieran ser más conservadores y asegurarse el tiro, el ciclo dedicado a grandes montadoras, con proyecciones de Carretera perdida de David Lynch (1997) o Toro salvaje de Martin Scorsese (1980) entre otras, quedan pocas excusas para no pasarse por el CCCB y/o la Filmoteca durante la próxima semana. Más detalles en su página.

image.jpg

Ya es mala suerte, pero desde mañana comienza otro evento que ha ido tomando cuerpo a velocidad de vértigo. Se trata del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei, y aunque el público objetivo pueda parecer antagónico al anterior, lo cierto es que a nosotros nos motiva con similar intensidad. La maratón que comenzó en 1973 se consolidó rápidamente como las míticas 12 Horas de Cine de Terror de Molins, y ha acabado por extenderse a diez días de proyecciones y actividades en los últimos años. Esta edición se centra en el maestro Brian de Palma, y además de poder ver en pantalla grande Vestida para matar (1980), Carrie (1976) o una orgásmica sesión de doble de La furia (1978) y El fantasma del paraíso (1974), publican el libro De Palma VS De Palma. Hay cortos y más propuestas entre semana, y el que quiera reservarse para la noche del sábado, podrá enfrentarse a nada más y nada menos que cinco películas frescas de este año, más una sesión sorpresa que suele ser para celebrar. Los detalles, aquí.

carrie.png

Por último, hay otra maratón de género que no se puede comparar con ninguna otra habida o por haber. Y resulta sorprendente que coincida con la de Molins, porque obliga al aficionado a renegar de una u otra. Hablamos de la Marató de Cinema Fantàstic i de Terror de Sants, Cotxeres para los amigos. Un certamen de cortos no apto para todos los públicos ni estómagos, basado en un garrulismo totalmente codificado e institucionalizado, en el que la proyección conforma tan solo la mitad de la experiencia, siendo la otra mitad los gritos e insultos entre birras que profieren contra las películas los asistentes. La culminación del evento (y la parte que realmente nos gusta) es La nit més llarga, otra sesión maratoniana en la que ese culto al improperio y la irreverencia cobra el mayor sentido. Para sentir el auténtico sabor de la propuesta, conviene pasarse por el asfixiante sótano, que huye de los estrenos y se dedica a recuperar clásicos del VHS, muchas veces proyectados en dicho formato. Este año, para abrir boca, comienzan con el clásico Los payasos asesinos del espacio exterior (Stephen Chiodo, 1988). No parece que la cosa se vaya a alargar tanto como antaño, y es posible que antes de las tres de la madrugada ya estén recogiendo… Hecho el repaso, escoged la opción que más os plazca y disfrutad cuanto podáis.

killer-klowns-from-outer-space.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.