Archivo mensual: octubre 2015

Crónica Sitges 2015: Noveno día

Ya está, ya se acaba. Enfilamos la recta final de este Festival de Sitges, y lo hacemos de forma relajada, descansando y preparándonos para la preceptiva fiesta nocturna que cerrará la jornada.

Es una alegría, a estas alturas, encontrarse con una de las joyas del certamen. Algo que era fácil de prever, pues se trata de la nueva película del (ya se puede decir) maestro de la animación Mamoru Hosoda. Con The boy and the beast, el japonés vuelve a dar en el clavo. Es incluso posible que esta sea la película más certera a nivel emocional de todo Sitges. La historia de maestro y aprendiz -con la peculiaridad de que el aprendiz es un humano y el maestro es una bestia antropomorfa, y que el humano acaba viviendo a caballo entre nuestro mundo y el de los animales parlanchines, y que…- es una de las más completas que recordamos dentro del arquetipo sobre el cual se sustenta. Hosoda aporta el punto shonen habitual, marca de la casa, y que lo diferencia de Ghibli y le da un carácter más ‘ligero’ que el de las películas del prestigioso estudio, pero no por ello renuncia a desarrollar una amplia gama de emociones y matices. El resultado es excelente: The boy and the beast es una de esas aventuras que te hacen abandonar la sala pletórico.

the-boy-and-the-beast Sigue leyendo

Anuncios

Crónica Sitges 2015: Octavo día

Notamos el final del Festival echándonos el frío aliento en el cogote, pero afortunadamente aún quedan algunas películas muy esperadas por ver. La primera de ellas resulta al final algo decepcionante. Más que nada porque prometía ser (y de hecho lo es) de lo más gamberro de este año. Lo que pasa es que a Yakuza Apocalypse de Takashi Miike le falta cohesión. Decían que se habían puesto de acuerdo, de manera muy espontánea, director, guionista y productor para hacer algo que se saliera de la tónica general del cine japonés comercial, saturado de adaptaciones de manga y videojuegos entre otros (de las cuales, hay que recordarlo, Miike ha dirigido unas cuantas). Así que decidieron romperlo todo, y de paso volver a una época anterior en la filmografía del cineasta. El resultado es muy loco, tronchante en numerosas ocasiones, la acción tiene la contundencia habitual, las criaturas son originales… pero han dejado que el guión hiciera aguas. Yakuza Apocalypse es una colección de buenas bromas y set pieces enganchadas sin ton ni son, así que genera una extraña desazón tras las expectativas puestas sobre ella.

Sigue leyendo

Crónica Sitges 2015: Séptimo día

Cuando algo funciona, para qué cambiarlo. Eso es lo que deben pensar los productores y directores de policíaco en Corea del Sur (y quien dice en Corea, dice en Hong Kong), y es lo que en muchas ocasiones nos sirve también a nosotros. Porque Veteran, igual que pasaba ayer con Assassination, es un producto perfectamente milimetrado. Que tal vez no aporte grandes innovaciones al arte de hacer películas, pero que funciona a las mil maravillas como respetable pieza de cinematografía. Lo cual ya es mucho. Con un villano de esos que da gusto odiar, las aventuras y desventuras de un policía a la caza de este magnate sin escrúpulos nos regalan dos horas de tensión, intrigas y diversión sin remordimiento. Empezamos la jornada con un buen chute de energía.

veteran_still Sigue leyendo

Crónica Sitges 2015: Sexto día

Llega el momento en todo Festival de Sitges en que uno comienza a pasar los días en una nube. Más que por el disfrute (que se da por descontado) es por el cansancio acumulado. Lo cual no es óbice para mantener el ritmo prácticamente inalterado (si acaso, algún día se comienza la jornada con la sesión de las diez en vez de la de las ocho). El miércoles de este festival lo pasamos en gran parte luchando contra el sueño. Y aún así, hacemos más de un descubrimiento.

Sigue leyendo

Crónica Sitges 2015: Quinto día

Agárrense que vienen curvas. En contraste con ayer, hoy es el día en que batimos el récord de películas vistas. Y es que a primera hora de la mañana ya estamos en el cine para ver lo último de Mamoru Oshii, ese director que todo el mundo conoce por la grandiosa Ghost in the shell (1995), pero que cuenta en su haber con 25 largometrajes más que casi nadie ha visto. El de hoy se titula Nowhere girl, y parece haber pasado algo desapercibido dentro de la parrilla del festival. Craso error, puesto que esta presunta historia de institutos tiene más jugo del que parece, además de contar con una muy interesante planificación. Nowhere girl conecta con Avalon (2001) y las obsesiones propias de Oshii, fascinado por los recovecos de la mente y aficionado a los conflictos bélicos distópicos, que le ayudan a desarrollar unos discursos esencialmente introspectivos. Su última obra, de ritmo calmado y planteamiento elegante no hace sino reafirmar la maestría del autor.

NowhereGirl-e1437765077679 Sigue leyendo

Crónica Sitges 2015: Cuarto día

Después de tanta intensidad toca bajar un poco el ritmo. Aunque en parte sea por cuestión de cuadrante de horarios. Durante hoy sólo veremos tres películas, pero la jornada resulta la más agradecida del Festival hasta el momento.

Amanecemos con sesión de sexo. No en nuestras casas, sino en el cine, de la mano de Gaspar Noé, el hombre que convierte la palabra polémica en algo sobado. Personalmente, no encuentro nada de polémico en el hecho de que su última película, Love, contenga escenas de sexo explícito. Es así y punto. Ni es para rasgarse las vestiduras, ni va a cambiar el rumbo de la historia o del arte. Es, eso sí, atrevido, por el simple hecho de que pocas personas se lanzan a realizar una obra de arte con escenas pornográficas de por medio. Sigue leyendo

Crónica Sitges 2015: Tercer día

Aviso para navegantes: a quien madruga, no siempre Dios le ayuda. Que nos lo digan a los pobres diablos que nos presentamos a las ocho y media de la mañana en el centro de Sitges para ver Inner demon, película de la sección Panorama Fantàstic, posiblemente la más resbaladiza de la programación. Porque vaya panorama el de esta producción australiana. Inner demon es un home invasion derivado en survival que cuenta lo que hemos visto ya veinte veces, y veinte veces mejor contado. El elemento argumental original/interesante aparece tarde y mal planteado, reviste una falsa profundidad, las situaciones a lo largo de toda la película son absurdas, la técnica es justa… Se incluía ésta dentro de ese grupo de cintas cada vez mayor dirigido por mujeres, de las cuales el festival (y los espectadores) nos congratulamos. Pero lo único que se demuestra en este caso es que ellas pueden hacerlo igual de mal que ellos. Un castañazo monumental. Sigue leyendo