Archivo de la categoría: Críticas

Nosotros

Lo de Jordan Peele ha sido llegar y besar el santo. En tan sólo una película (Déjame salir, 2017), consiguió el éxito comercial y el académico -le dieron el Oscar al Mejor guión original. Con ésta, la segunda, ha repetido triunfo en taquilla y ha consolidado el favor de la crítica. Puede que todo el proceso haya sido un tanto acelerado (las canonizaciones exprés siempre tienen algo de sospechoso); pero por otra parte trae consigo algunas buenas noticias: por un lado, facilita la cansina dignificación a la que el género de terror parece tener que someterse cada década; por otro, demuestra (otro esfuerzo que debería ser innecesario) que aún hay gente en Hollywood con ganas de contar historias nuevas y gente entre el público dispuesta a pagar por verlas; y por último, y más importante, supone el triunfo popular de un director que parece auténticamente preocupado porque sus películas estén bien dirigidas. Sigue leyendo

Anuncios

The old man and the gun

Parece que cuando ciertas estrellas de cine llegan a la vejez, existe un impulso irrefrenable a construirles una obra a medida que capture su carácter, que transpire cierta autorreflexión sobre su carrera, que cierre el círculo, en definitiva. Y así se genere una especie de monumento mortuorio al talento y carisma del artista de turno. En esta ocasión el ‘homenajeado’ es Robert Redford que, con The old man and the gun, se despide de la actuación tras medio siglo frente a las cámaras; y el encargado del traje ha sido David Lowery, que sorprendió a propios y extraños el año pasado con A ghost story.

oldmanandthegun.jpg Sigue leyendo

Un asunto de familia

Si bien el título español de lo último de Hirokazu Koreeda -en un aparente intento por suavizar el original Manbiki Kazoku (algo así como Familia de ladronzuelos)-, podría parecer más bien el de un filme de gángsters, también es verdad que podría usarse para encabezar un libro sobre el director. Porque el japonés ha dedicado más de la mitad de su filmografía a diseccionar la familia a través de múltiples formas y configuraciones, ofreciendo variaciones sobre un mismo tema en pos de la búsqueda de su significado profundo. Y así ocurre también en su última película, en la que sigue a un grupo de personas -mejor no ahondar en los vínculos que unen a los diversos personajes para no estropear un primer visionado- que conforman una peculiar unidad familiar muy apartada de la imagen que nos viene a la cabeza cuando pensamos en un país como Japón. Sigue leyendo

Viudas

Decía Steve McQueen que quiso esperar a hacer su siguiente película a estar seguro de que podía volcar en ella toda su energía. Así, cinco años después de su anterior largo –Doce años de esclavitud-, el también videoartista nos entrega Viudas, una película de atracos que respira, en efecto, verdadera fuerza y un aire eminentemente personal. Porque si bien McQueen se basa en una miniserie británica de los ochenta, enseguida se percibe que la ha hecho suya, que la ha pasado por sus filtros formales y ha modelado su narrativa para llevarla a su terreno. Y así nos encontramos con el grupo de mujeres protagonistas que, tras la muerte de sus maridos, acaban heredando el robo que aquellos dejaron sin hacer.

Widows-5.jpg Sigue leyendo

El reverendo

Paul Schrader es una de esas figuras definitorias de lo que es el cine moderno, y tal vez por ello consigue mantener su actividad en el medio, si bien moviéndose en los márgenes de la industria. No puede ya jugar en la liga del mainstream porque es demasiado apasionado para llegar a las masas. Porque su pasión va hacia dentro, y en ese espacio interior se agitan sensaciones y percepciones que no suelen ser plato de buen gusto. Afortunadamente, consigue seguir levantando proyectos; que actores de primera línea se interesen por ayudarle a sacar adelante sus películas. Y, por ende, nos permite seguir accediendo a ese mundo atormentado, enfermizo, pero también veraz y rico, que consigue lanzar dardos al sistema desde dentro del sistema, algo tan necesario como infravalorado.

Sigue leyendo

¿Quién está matando a los moñecos?

Hay algo que despierta cierta simpatía de partida en ¿Quién está matando a los moñecos?. Porque es, por propia naturaleza, una rara avis que trata de mantener viva una forma de expresión tan extemporánea como la marioneta. Algo a lo que se dedica prácticamente en exclusiva la compañía Henson, y que se traduce en poco más que puntuales reencuentros con los Teleñecos, la última de cuyas aventuras llegó a las pantallas en 2014 sin apenas repercusión. Por eso, estos moñecos se reciben con alegría. Y no es que la nueva película de Brian Henson sobresalga en ningún aspecto más allá del arte de crear peluches maravillosos, pero esa especialidad consigue darle suficiente enjundia como para que el resultado sea apreciable.

happytime-murders-1200-1200-675-675-crop-000000.jpg Sigue leyendo

Happy End

Cinco años han pasado ya desde la última obra de Michael Haneke, Amor (2012), y el austríaco vuelve -no sabemos cuán consciente o inconscientemente- a presentar una película que podría funcionar como perfecto corolario a su carrera. En Happy End se repiten temas y esquemas de la filmografía del director, que mantiene su célebre distanciamiento visual, y el relato que compone se revuelve, cociéndose a fuego lento y bullendo subterráneamente. Puede que en esta ocasión no se presente esa violenta explosión final, el famoso puñetazo en el estómago marca de la casa; pero es que las puntillas están repartidas a lo largo de todo el metraje. De esa forma, Happy End es, más que una abrupta erupción volcánica, una maraña de ríos de magma, de apariencia tal vez más apacible pero igualmente peligrosa.

happy end Sigue leyendo