Magical Girl

Existen muchas similitudes entre “Magical Girl” y el primer largometraje de Carlos Vermut, “Diamond Flash” (2011), con el cual conforma un peculiar díptico. En el caso que nos ocupa, el relato de la bajada a los infiernos de un padre desesperado por complacer a su hija en estado terminal, cuyo sinvivir acabará cruzándose con el de otros personajes igualmente atormentados y con consecuencias imprevisibles, se repiten temas, obsesiones, elementos clave, tonos, que ya aparecían en la -interesante aunque sobrevalorada- ópera prima del director. Se afianza, en definitiva, su estilo, como podrá comprobar quien rescate las dos cintas. Incluso, la estructura del film sigue las mismas pautas (con estructura cíclica basada en el detalle, división en grandes capítulos, vínculos similares entre ellos) por lo cual seguro habrá quien acuse a Vermut de redundancia, mientras otros podrán defenderlo por su desarrollo y profundización en una misma idea.

En cualquier caso, el resultado se ha pulido. Puesto que “Magical Girl”, aún con su ritmo pausado, con su visión clínica del cuadro, escrutador de la acción y de su ausencia, conforma un todo mejor compensado, con más fuerza que “Diamond Flash”, donde el excelente material dramático de base se veía estorbado por el exceso de metraje y por la monotonía generada por la espesura del diálogo y la homogeneidad en la edición. Probablemente, en este punto, hay que agradecer el trabajo de la nueva montadora del realizador, Emma Tusell.

Vermut presenta un catálogo de personajes atormentados.

“Magical Girl” propone, pues, un viaje a las profundidades del patetismo trágico, seco y duro, de un pesimismo existencial que es solamente soportable gracias a la fuerza de la historia, a la singularidad de la propuesta. De estética ascética, personajes a la vez contenidos y al límite (estupendos Israel Elejalde, Bárbara Lennie y José Sacristán), plantea al espectador un ejercicio de inmersión en un mundo tan sobrio como sórdido y escabroso, donde todo se corrompe dentro de una realidad igual de palpable y cercana como extrañamente ajena. Con sus defectos -puesto que sigue contando con algo de lastre, en ocasiones algo pagada de sí misma-, “Magical Girl” es un golpe en el estómago que merece la pena ser sufrido por su grado de atrevimiento, personalidad, y por presentar un discurso alternativo dentro del cine español. Fiel a sí misma a toda costa. Que es mucho decir.

Anuncios

3 Respuestas a “Magical Girl

  1. “Diamond Flash” se me hizo muy (muuuuy) pesada, y al final tampoco la historia me convenció. Tendrías que darme un par más de buenas razones para que le dé una oportunidad a esta… aunque si realmente han mejoradola edición, se agradece. Habían muchas cosas a pulir y mejorar después de la otra. 🙂

    • Si te estorbaba mucho el acabado amateur de muchas secuencias de la anterior, aquí está más pulido (aún siendo una peli modesta, y que tira a la iluminación mínima).
      Más allá de eso, como digo se parecen mucho. Si aquella se te hizo muyyyyy pesada, es fácil que esta se te haga pesada a secas. Si la manera ‘impactante’ de ligar inicio y final de aquella no te llamó la atención, tampoco lo hará esta. Los personajes aquí son más atractivos. Como digo, ‘overall’ es mejor. Pero aún así, no me atrevo a recomendártela…

      • The Maiden

        Jajaja Gracias por el intento. Ya me conoces, que lo mismo la veo sólo para quejarme (si es que me tengo que quejar) con conocimiento de causa. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s