4 películas orientales para una noche de verano

Parece que se nos echa encima un verano caluroso. Pero la noche nos da (de momento) un respiro. Y, ventana abierta con algo de brisa colándose en la sala, podemos encontrar un agradable rincón para ver un poco de cine sin que se nos cuezan las ideas. Hoy vamos a compartir algunas películas que, por alguna razón, nos encajan en estas fechas, que nos transmiten sensaciones que se complementan bien con las vibraciones de una noche de verano. Y que además, en esta ocasión, vienen cada una de un lugar distinto:

Buddha Mountain (Li Yu, 2010)

Son tres jóvenes, han decidido irse de casa e intentan sobrevivir sin perder su identidad -o tal vez buscándola- en Chengdu, China. Una historia de amigos que hacen piña, que comparten casera, que vagan por las noches de la capital, y que cogen trenes de extranjis sin un destino en concreto. Buddha Mountain sabe transmitir un estado de ánimo muy característico, y tiene un halo poético, un magnetismo, que trasciende esa sensación de desazón generalizada. Aquí descubrimos a la actriz Fan Bingbing, y fue toda una revelación.

Buddha Mountain 2

Wood job! (Shinobu Yaguchi, 2014)

Las llamadas feel good movies son un terreno peligroso. Tienden al lugar común, al cliché cansino y la sobredosis de azúcar. Pero de vez en cuando surge alguien como Shinobu Yaguchi, que es capaz de transitar esos terrenos sin caer en lo chirriante y aportando un plus de enjundia a sus películas. Tras Robo G (2012) y antes de Survival family (2017), el director y guionista envía a un chaval que ha suspendido el ingreso universitario y acaba de ser abandonado por su novia a la montaña. Y allí tendrá que apañárselas para convertirse durante un verano en trabajador forestal y adaptarse a las costumbres locales. Lo que decíamos, una película para acabar de buen humor sin que parezca una obligación.

wood-job-2014-bluray-1080p-5-1ch-x264-ganool-mkv_snapshot_00-30-05_2016-05-01_21-58-35.jpg

Días salvajes (Wong Kar-Wai, 1990)

Era su segunda película, y el hongkonés empezó a darle en el clavo. Son los años 60, y Yuddy descubre que la mujer que lo ha criado no es su verdadera madre… Un punto de partida como cualquier otro, a partir del cual Kar-Wai empieza a jugar con sus tempos, sus composiciones, una narrativa vaga, juegos con la cámara… y nos transporta a un verano extraño, en el que el tiempo se dilata y la ropa se engancha a la piel con el sudor. Días salvajes es hipnótica como las mejores cintas del director, y diferente como todas ellas.

days.jpg

Au revoir Taipei (Arvin Chen, 2010)

Una de noches que se desmadran. Kai llama a su novia pero no le contesta. Se ha marchado a París, y Kai decide que se va tras ella. Pero antes va a tener que superar las múltiples pruebas que le presenta Taipei, conocerá a Susie y se las verá con unos matones de tres al cuarto. Una comedia ligera, de toques románticos y sin pretensiones que funciona a la perfección por su energía y desenfado. En su día se llevó el Premio a la Mejor Película del BAFF, y para echar un buen rato una de estas noches puede ser la opción perfecta.

taipei

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.