Archivo mensual: octubre 2012

Crónica Sitges 2012: Día 9

Como no hay nada que me sulibelle a primera hora, decido aprovechar para descansar después de la trasnochada. Ya cerca del mediodía, un amigo me convence para que me olvide de lo nuevo de Makoto Shinkai, “Children who chase lost voices” -que pienso recuperar cuando pueda en DVD-, para visionar un clásico de neoculto, palabra que se lleva en el Festival de este año: se trata de “Nightbreed”, de Clive Barker (“Hellraiser”, 1987).

La película se presenta de una forma bastante especial, que se da en llamar “Nightbreed: The Cabal Cut“. Es un corte nuevo de la aquí llamada “Razas de noche” (1990) que, según cuentan, fue una de esas ‘películas-escabechina’ por parte de la productora. El encargado de esta nueva versión, Russell Cherrington, usó un par de copias descubiertas con multitud de nuevo material pero un handycap muy importante: eran en VHS. Aunque explica que Barker lloró de emoción al ver recuperada su visión inicial de la película, lo cierto es que, como mínimo en pantalla grande, la experiencia se resiente bastante dados los múltiples y bruscos cambios de calidad, que deja bastante que desear. Sigue leyendo

Crónica Sitges 2012: Día 8

Me levanto para ir al Prado a ver una sesión que me hace especial gracia, ya que recoge, dentro de la subsección ‘Petit Format’ de Noves Visions, dos películas de una modalidad tan poco utilizada como la del mediometraje. La primera de ellas es “Mekong Hotel“, lo último del afamado director tailandés Apichatpong Weerasethakul (Premio de la crítica en Sitges 2010 por “Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas”). Como en sus otras películas, Weerasethakul apuesta por una experiencia radicalmente contemplativa, de planos amplios, largos, serenos, que fluyen lentamente como el río que acompaña el título. Parece que uno tiene tiempo sobrado de dejarse llevar -y así es- hasta que, como ocurriera por ejemplo en “Síndromes y un siglo” (2006), aparece un elemento que, de forma subterránea, hace que nos replanteemos lo que vemos, que de repente, y a pesar de la parsimonia del conjunto, parezca que, por momentos, no le seguimos el ritmo. Se vuelve la película una experiencia más activa, que termina finalmente en un remanso, un plano-meandro que nos invita, bien a cerrar conclusiones sobre lo que hemos visto, bien a dejarnos hipnotizar simplemente por la cotidiana belleza del conjunto.

Sigue leyendo

Crónica Sitges 2012: Día 7

Oliendo que el segundo madrugón de la semana va a pasar factura, me dirijo a ver la primera sesión del Auditori, donde se proyecta la ópera prima de Brandon Cronenberg, “Antiviral”. Tal y como vaticinan los diversos medios, los parámetros por los que se mueve la obra recuerdan poderosamente a la primera etapa de su padre. En una atmósfera de futuro cercano y moviéndose con éxito por el terreno de la solemnidad cargada a la vez de humor negro, la historia sobre la obsesión por las celebrities resulta hipnótica. Con ciertas reminiscencias de la ‘Nueva Carne’, este suspense médico-industrial conforma una de las apuestas más destacables y arriesgadas de la Sección Oficial, y marca un buen inicio para la carrera del realizador.

Sigue leyendo