Dylan Dog: Los muertos de la noche

Creo sinceramente que podía salir algo bueno de “Dylan Dog”. Sin ser la octava maravilla, el cómic de Tiziano Sclavi tenía su aquél, mezclando de forma peculiar elementos sobrenaturales con historias de detectives. Por su parte, el director Kevin Munroe no había empezado con mal pie, con una aventurilla divertida de las Tortugas Ninja en su haber, mientras que Brandon Routh se perfilaba como una perfecta encarnación del personaje protagonista, que además había demostrado solvencia en su mimetización con Christopher Reeve para el último Superman (ése del que ya nadie se acuerda).

Pero el cóctel requería de algo más. Para empezar, de atrevimiento, de escapar de lo convencional (algo a lo que debería aspirar por principios cualquier incursión en el género fantástico). Dylan Dog lo pedía a gritos por las mismas características de la obra de partida, con un mundo en el que los seres de la noche conviven discretamente con los humanos, un poco a lo “Hombres de negro”. Pero cuando alguien -por poner dos nombres, Thomas Dean Donnelly y Joshua Oppenheimer- se dispone a escribir con desgana, tirando de situaciones manidas y falta de imaginación, ocurre un pastiche como el que tenemos ante nosotros. Ya no es que se pierdan ciertos puntos de interés como la ambigüedad del tebeo respecto a la existencia o no del mundo paranormal -algo que el guión se encarga de desmontar desde el primer minuto. Es que falla estrepitosamente a la hora de crear un universo propio, personajes con carisma o una trama que enganche.

Por su lado, Munroe se muestra torpe en la dirección, hundiendo más si cabe el conjunto, y sin saber guiar tampoco a sus actores, que entregan unas actuaciones penosas (sin ir más lejos, al lado de Routh, Ben Affleck parece Jerry Lewis). La duración de la película se hace eterna y las situaciones que podrían valer la pena quedan destrozadas por el subrayado: diálogos subrayados, música subrayada, planos de subrayado, fotografía… la fotografía no se sabe qué historia está contando. En definitiva, lo que debería haber sido una festiva cinta de orgullosa serie B, se convierte, bajo el peso de sus supuestas aspiraciones, en una soberana patochada.

Uno acaba deseando que Brandon Routh muera de una sobredosis de kryptonita, su insoportable comparsa Sam Huntington reviente junto con todas sus pústulas de zombi y la contrapartida femenina de turno (una tal Anita Briem), se convierta de una vez por todas en Sarah Michele Gellar y acabe rápido con todos los monstruitos para poder volver a casa e intentar olvidar el valioso tiempo que hemos perdido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s